08-02-18/ Desde hoy rige el saqueo a los jubilados votado en diciembre

La nueva ley previsional votada a fin de año que implicará un leve aumento en las jubilaciones y las asignaciones por hijo de 5,7 % en marzo de 2018 fue reglamentada hoy a través del decreto 110/2018 publicado en el Boletín Oficial.

El Gobierno decidió dejar sin efecto las intimaciones que fueron enviadas antes de la aprobación de la nueva ley a los trabajadores que estaban por jubilarse con 65 años y reunían los 30 años de aportes.

Por la nueva ley los trabajadores pueden trabajar hasta los 70 años. De esta manera el decreto habilita al trabajador que quiera “elegir” continuar en su puesto de trabajo en vez de jubilarse pueda hacerlo. Es decir, se autoriza extender la edad jubilatoria.

El decreto establece que aquellos trabajadores que alcancen los 65 años, tengan 30 años de aportes, no tendrán derecho al pago de la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM) si eligieron continuar trabajando sin tramitar por un tiempo el alta de su haber jubilatorio.

La interpretación previa a la reglamentación era que cualquier persona, si cumplía con la edad, podía gestionar la prestación y seguir trabajando, se postergaba su jubilación en caso de que tuviera cumplidos los requisitos para tramitarla.

Además, el decreto explicita que no se podrá percibir la PUAM si uno es beneficiario de otra jubilación o pensión. La norma detalla que es incompatible la pensión para el adulto mayor si “la persona tenga derecho en forma simultánea a una jubilación, pensión o retiro, de carácter contributivo o no contributivo, incluso los beneficios que otorgan las Cajas o Institutos provinciales o municipales, no transferidos al Estado Nacional y las Cajas de Profesionales”.

Ver imagen en Twitter
en orsai

000webhost logo